Los jóvenes de primaria y secundaria trabajaran en trabajos aún no se han creado

La humanidad se está sensibilizando de que el destino de la civilización dependerá de un modo u otro de la robótica. Muestra de ello es que el método educativo se encuentra en pleno proceso de evolución, a un compás más lento de como debiera, por desgracia, es lo que está pasando.

Ahora la pregunta es, desde que momento es conveniente introducir a los niños en la robótica.

Aplicaciones robóticas y programación en los colegios.

El avance de los dispositivos inteligentes es imparable, pero en muchos países, como es el caso de España, está siendo parado por la escasez que encuentran las compañías a la hora de fichar personal capacitado para aumentar sus plantillas. Los informes apuntan a que el 40% de las empresas europeas padecen dificultades para incorporar trabajadores en TIC.  

El desafío es cambiar rápidamente dicha actitud y evitar que nos acabemos rezagados tecnológicamente por no haber sido hábiles en proporcionar a los estudiantes de métodos en programación y tecnología robótica.

Parece que hay consenso en que, una de las claves más significativas, es dotar a los jóvenes de técnicas mediante una educación STEAM, aportando procedimientos que incrementen su imaginación y herramientas que impulsen los retos de trabajar en agrupación. Para conseguirlo, los estudiantes precisan utilizar los conocimientos adquiridos, del mismo modo que enseñarles para que ellos sean capaces de encontrar soluciones a sus fallos por medio de un razonamiento crítico.

¿Las juventudes son conscientes de su futuro? 

Contestar esta cuestión requiere reflexionar primero sobre si los que tienen la responsabilidad de desarrollar un sistema educativo capacitado, son plenamente conscientes del incierto futuro al que nos enfrentamos. ¿Decirlo en voz alta es ser catastrofista? Ahora os damos unos hechos…

Mckinsey & Company, una de las consultoras de mayor reputación a nivel mundial, prevé que para el año 2030, hasta 375 millones de individuos en el mundo serán despedidos de su puesto de trabajo como resultado de la automatización. Según el Foro Económico Mundial, más de la mitad de los escolares que se están estudiando en la actualidad Primaria trabajarán en puestos de trabajo que de momento aún no se han creado.

¿Tenemos tiempo de ofrecer instrumentos educativos validos a nuestros jóvenes?.

Lo único que sabemos en realidad es que la oferta laboral se va a romper beneficiando a los que sean capaces de amoldarse a un escenario fluctuante que va a moverse en torno a la transformación digital, los dispositivos robóticos y la programación. Para ello es fundamentalmente interesante mentalizar entre los jóvenes que seguir formándose a lo largo de su vida va a dejar de ser un hábito sano, sino una parte más de nuestra vida profesional.

En estos momentos, en la comunidad de Madrid, los niños llevan cursando robótica desde 1º de Secundaria desde el período 2015/16, sin embargo, se acaba de solicitar en la Asamblea de Madrid una propuesta para que se cuente la materia de tecnología, programación y robótica desde 5º de Primaria.

Esto sería un avance más a la hora de llevar la ciencia y la tecnología a los estudiantes. Desarrollar un método educativo en el que el alumno y el robot convivan, ayudará a la hora de despertar su interés en ellos e ir aumentando habilidades.

Son muy diversas las posibilidades que hay en el mercado para atraer los robots a los más pequeños. Y no exclusivamente para construirlos y jugar con ellos, sino que les deja programar con códigos de fácilmente y adecuada para una edad tan prematura.

Que los más pequeños se desarrollen con normalidad rodeados de sensores, no debería de verse desde un punto distinto a la de los juguetes con los que pasábamos el tiempo en nuestra niñez.