ROBOT ESPACIAL CIMON-2 ES ENVIADO A LA ISS POR SPACEX

Robot Cimon-2 viaja a la estación espacial internacional con SpaceX

Anteriormente el nombre SpaceX lo asociábamos con cohetes que explotaban en el cielo. Pero esos tiempos han quedado atrás, ya que en el 2019 esta compañía ha participado en unos proyectos de traslado muy interesantes.

SpaceX ha sido la encargada de llevar a la Estación Espacial Internacional (ISS) una cantidad de provisiones, además de un grupo de ratones con modificaciones genéticas  y un robot espacial llamado CIMON-2 encargado de realizar experimentos.

Esta entrega se efectuó de manera exitosa el domingo 8 de diciembre de este año, sin ningún tipo de incidentes. Cabe destacar que el robot CIMON-2 se trata del sucesor del primer robot que ya estuvo previamente durante 14 meses en la Estación Espacial Internacional.

Robots y ratones en la ISS

Airbus, IBM y la agencia espacial alemana DLR fueron los encargados de desarrollar este Crew Interactive MObile companioN. Se trata de un robot asistente que flota, al igual que su modelo anterior, y ayuda a los astronautas en sus labores diarias, respaldado con una tecnología basada en inteligencia artificial.

Por otro lado, los ratones han sido bautizados con el nombre de Mighty Mice. Poseen una peculiar cualidad: sus genes alterados mejoran su crecimiento muscular.Estos ratones estarán sujetos a una sucesión de pruebas durante un mes donde se evaluarán los efectos de la microgravedad en los procesos de degeneración muscular y ósea.

Con la vista puesta en futuras misiones espaciales de larga duración, los resultados de estas pruebas permitirán comprender el proceso de degeneración muscular y ósea en los humanos y averiguar cómo minimizar sus consecuencias. Es importante señalar que todos estos elementos llegaron a la Estación Espacial Internacional por cortesía de SpaceX, quienes hicieron entrega de la carga sin ningún tipo de problema.

BUMBLE, UN ROBOT ASTROBEE DE VUELO LIBRE ESPACIAL

robot espacial Bumble en la Estacionón Espacial Internacional

Ya está aquí el primer robot “Astrobee”, un pequeño llamado Bumble que volará por sus propios modos en el espacio.

Este sistema de robot de vuelo libre se encargará de ayudar a probar nuevas tecnologías a los investigadores en gravedad cero, además de efectuar trabajos rutinarios junto a los astronautas de la Estación Espacial

Estos robots espaciales que operan por cuenta propia en el espacio podrían ser los futuros guardianes de la estación Gateway de la NASA y, además, desempeñar un papel muy importante en las misiones que se realicen en un futuro para la exploración de Marte y la Luna.

Funcionalidad de Bumble

El sistema de navegación del robot Astrobee fue puesto a prueba en los alrededores del laboratorio Kibo, para que se ajuste al nuevo entorno. La cámara utilizada por el sistema de navegación analiza los alrededores y los compara con un mapa del interior de la Estación Espacial Internacional. 

Los robots Astrobee están preparados para moverse en cualquier dirección y girar sobre cualquier eje en el espacio. En las primeras pruebas de Bumble tuvo que realizar  movimientos básicos como girar 45° a la derecha o volar 30 cm hacia adelante.

A través de una serie de maniobras más complejas, la NASA continuará probando la capacidad de movimiento de este robot, con la finalidad de determinar el desarrollo y el manejo de Bumble en gravedad cero.

Características del Bumble

Este robot contiene un software integrado, herramientas de soporte y un simulador.

Su software funciona en las tres computadoras internas de placa única y utiliza el marco del sistema operativo robot (ROS) de código abierto.

Este software realiza una localización que se basa en la visión, proporciona navegación autónoma, acoplamiento, gestiona varios sensores y admite la interacción del usuario a través de pantallas con señalización luminosa y sonido.

El robot opera de múltiples maneras: ejecuta tareas que se basan en un plan (secuencia de comandos), teleoperación o de manera autónoma, por medio de la ejecución del código cargado.

Posee un repositorio que proporciona varias utilidades, entre ellas una herramienta para la creación de mapas de localización.

Bumble fue lanzado a la Estación Espacial en abril junto con Honey, otro de los robots Astrobee. En julio se programó el lanzamiento de un tercero, de nombre Queen.

Este tipo de robots, que desempeñan un papel muy importante en las misiones de la Agencia Espacial como, por ejemplo, el regreso a la Luna bajo el programa Artemis y otras misiones profundas en el espacio. Es de destacar, que la productividad de los astronautas aumentará y también ayudará al mantenimiento de las naves espaciales cuando los astronautas no se encuentren a bordo.

CLEARSPACE, EL ROBOT BARRENDERO DEL ESPACIO

Clearspace es el robot espacial enviado para recoger basura en la galaxia

Clearspace es el nombre de un curioso aparato que ha sido desarrollado por una startup suiza. La ESA (siglas en inglés para la Agencia Espacial Europea) ha decidido contratar a este robot barrendero para que se encargue de recoger la basura espacial que orbita alrededor de nuestro querido planeta Tierra. El proyecto está valorado en 117 millones de euros y tiene previsto que comience a principios del próximo año.

Se trata de un robot espacial de cuatro brazos que se encargará de recoger los fragmentos de basura que orbiten por el espacio y que posteriormente se trasladarán a la atmósfera terrestre para ser eliminados.

Según la Agencia Espacial Europea, alrededor de la Tierra existen alrededor de 34.000 objetos con un tamaño mayor a 10 cm de longitud que se han desprendido de antiguos satélites y que continúan flotando en el espacio. La mayoría de esta basura no puede detectarse desde la Tierra, pero esta basura flotante es un serio problema para la navegación espacial.

Clearspace: el fin de la basura espacial

Con la recolección de esta basura, se puede poner punto final a uno de los más grandes problemas que se originan en el espacio. Y es que, según datos de la NASA, más de 500.000 piezas de basura se encuentran atascadas muy cerca de la órbita terrestre. Como es de entender, esta situación supone un gran riesgo para satélites y naves que pueden colisionar con esos restos flotantes. Las consecuencias de ese impacto serían fatales, ya que esta basura viaja a una velocidad aproximada a los 28 mil km/h.

Existe una pequeña posibilidad de que esta basura espacial pueda precipitarse sobre el planeta Tierra, convirtiéndose en proyectiles y causando graves daños. Además, estos escombros pueden tardar años en descomponerse, por lo tanto, lo mejor es recogerlos y tratarlos.

Se tiene previsto que, en los próximos cinco años, miles de satélites nuevos sean lanzados al espacio. Las nuevas tecnologías requieren de la infraestructura espacial, ya que las comunicaciones, internet y la logística dependen de los satélites. Por eso es recomendable que, antes de mandar los nuevos al espacio, se recojan los restos de los viejos.

ROBOT LEMUR DE LA NASA SUBE MONTAÑAS

robot explorador expacial Lemur asciende por paredes verticales

Conquistar la Luna y Marte es una carrera internacional que parece no tener fin. Para lograrlo necesitan robots espaciales que sepan solventar las dificultades de dichos planetas. El robot Lemur es un rover explorador que ha sido diseñado para poder escalar paredes con amplia dificultad y probar en él diferentes tecnologías que los robots espaciales utilizarán próximamente en el Planeta Rojo.

Robot espacial Lemur de la Nasa escala paredes verticales

Lemer, que son las siglas de Limbed Excursion Mechanical Utility Robot, es un dispositivo robotizado creado por los ingenieros del JPL (Jet Propulsion Laboratory) de la Nasa para salvar las dificultades que se encuentran los robots en sus misiones espaciales planetarias.

Cuando fue diseñado, tenía como objetivo realizar trabajos de mantenimiento en la Estación Espacial Internacional, aunque posteriormente ha sido adaptado para probar en él nuevas tecnología.

Los rover o astromóviles que habitualmente son enviados en misiones espaciales a la Luna o al Planeta Rojo, están adaptados para desplazarse de forma autónoma por muchos terrenos, sin embargo son incapaces de ascender por pendientes inclinadas y escarpadas. Por ello La Nasa invirtió en desarrollar robots que fuesen capaces de escalar por cualquier pared que se encontrasen en su camino.

Cómo es el robot explorador Lemur

Nuestro dispositivo es un robot cuadrúpedo que a pesar de llevar incorporada una tecnología altamente sofisticada, tiene unas dimensiones reducidas que le facilitan ascender por las paredes. Lleva incorporado un sistema de Inteligencia Artificial que le permite aprender a medida que entrena escalando montañas. Gracias al software que controla el algoritmo, es capaz de tomar decisiones por sí mismo para elegir el mejor movimiento o ruta por la que seguir la ascensión.

Se orienta gracias a un sistema denominado “Lidar”, que por medio de un radar que emite rayos láser, reconoce la superficie y su ubicación en el entorno, lo que le guía a la hora de elegir una ruta alternativa y desplazarse por la pendiente.

Lemur es capaz de ascender con tanta eficacia gracias a los cuatro brazos que dispone. A ellos hay que sumar los 16 dedos con los que cuenta cada brazo, mientras que en cada uno ellos lleva incorporadas decenas de ganchos a modo de anzuelo.

Un laboratorio andante

Otra de las particularidades de Lemur es que al igual que otros robots exploradores espaciales, dispone de un pequeño laboratorio capaz de realizar pruebas científicas mientras escala por la pared. En su última prueba a principios de 2019, la cual fue realizada en “Death Valley“, en California, nuestro robot escalador fue capaz de encontrar fósiles de algas que pertenecían a hace más de 500 millones de años, concretamente a cuando el valle estuvo inundado.

Presente y futuro de Lemur

Esa fue su última ascensión, ya que el proyecto Lemor fue dado por concluido a mediados de 2019. Sin embargo su huella permanecerá perenne por mucho tiempo, ya que la tecnología que crearon para él, ha sido incorporada a las nuevas generaciones de robots del JPL.

Sus asombrosas garras han sido incorporadas a proyectos como IceWorn, que es un gusano de hielo destinado a escalar glaciares y realizar allí proyectos de investigación. El robo RoboSimian lleva incorporadas en sus cuatro patas el mismo sistema, del mismo modo que Underwater Gripper, un robot que explora los fondos marinos. Parece ser que en el proyecto Mars 2020 creado por la NASA, habrá un pequeño helicóptero que tendrá incorporada la tecnología de agarre del robot Lemur.