ROBOT LEMUR DE LA NASA SUBE MONTAÑAS

Conquistar la Luna y Marte es una carrera internacional que parece no tener fin. Para lograrlo necesitan robots espaciales que sepan solventar las dificultades de dichos planetas. El robot Lemur es un rover explorador que ha sido diseñado para poder escalar paredes con amplia dificultad y probar en él diferentes tecnologías que los robots espaciales utilizarán próximamente en el Planeta Rojo.

Robot espacial Lemur de la Nasa escala paredes verticales

Lemer, que son las siglas de Limbed Excursion Mechanical Utility Robot, es un dispositivo robotizado creado por los ingenieros del JPL (Jet Propulsion Laboratory) de la Nasa para salvar las dificultades que se encuentran los robots en sus misiones espaciales planetarias.

Cuando fue diseñado, tenía como objetivo realizar trabajos de mantenimiento en la Estación Espacial Internacional, aunque posteriormente ha sido adaptado para probar en él nuevas tecnología.

Los rover o astromóviles que habitualmente son enviados en misiones espaciales a la Luna o al Planeta Rojo, están adaptados para desplazarse de forma autónoma por muchos terrenos, sin embargo son incapaces de ascender por pendientes inclinadas y escarpadas. Por ello La Nasa invirtió en desarrollar robots que fuesen capaces de escalar por cualquier pared que se encontrasen en su camino.

Cómo es el robot explorador Lemur

Nuestro dispositivo es un robot cuadrúpedo que a pesar de llevar incorporada una tecnología altamente sofisticada, tiene unas dimensiones reducidas que le facilitan ascender por las paredes. Lleva incorporado un sistema de Inteligencia Artificial que le permite aprender a medida que entrena escalando montañas. Gracias al software que controla el algoritmo, es capaz de tomar decisiones por sí mismo para elegir el mejor movimiento o ruta por la que seguir la ascensión.

Se orienta gracias a un sistema denominado “Lidar”, que por medio de un radar que emite rayos láser, reconoce la superficie y su ubicación en el entorno, lo que le guía a la hora de elegir una ruta alternativa y desplazarse por la pendiente.

Lemur es capaz de ascender con tanta eficacia gracias a los cuatro brazos que dispone. A ellos hay que sumar los 16 dedos con los que cuenta cada brazo, mientras que en cada uno ellos lleva incorporadas decenas de ganchos a modo de anzuelo.

Un laboratorio andante

Otra de las particularidades de Lemur es que al igual que otros robots exploradores espaciales, dispone de un pequeño laboratorio capaz de realizar pruebas científicas mientras escala por la pared. En su última prueba a principios de 2019, la cual fue realizada en “Death Valley“, en California, nuestro robot escalador fue capaz de encontrar fósiles de algas que pertenecían a hace más de 500 millones de años, concretamente a cuando el valle estuvo inundado.

Presente y futuro de Lemur

Esa fue su última ascensión, ya que el proyecto Lemor fue dado por concluido a mediados de 2019. Sin embargo su huella permanecerá perenne por mucho tiempo, ya que la tecnología que crearon para él, ha sido incorporada a las nuevas generaciones de robots del JPL.

Sus asombrosas garras han sido incorporadas a proyectos como IceWorn, que es un gusano de hielo destinado a escalar glaciares y realizar allí proyectos de investigación. El robo RoboSimian lleva incorporadas en sus cuatro patas el mismo sistema, del mismo modo que Underwater Gripper, un robot que explora los fondos marinos. Parece ser que en el proyecto Mars 2020 creado por la NASA, habrá un pequeño helicóptero que tendrá incorporada la tecnología de agarre del robot Lemur.